Páginas del blog Ría de Ribadeo

jueves, 1 de agosto de 2019

Las reinas de la estepa: águilas imperiales y avutardas.

Se me terminan estos días de vacaciones en tierras abulenses, y qué mejor forma de despedirme que disfrutando con las reinas aladas de la comarca: las águilas imperiales y las avutardas.

Águila imperial ibérica. Aldeaseca (Ávila)


Empiezo por las primeras. Se puede decir sin miedo a exagerar que el águila imperial ibérica (Aquila adalberti) estuvo al borde de la extinción en la década de los 80, porque apenas quedaba un centenar de parejas reproductoras en la península. Lo que es lo mismo que decir en todo el mundo, ya que es una especie endémica de este territorio. Se cree que pudo reproducirse también en Marruecos hasta mediados de los 90, pero actualmente se considera allí extinguida.

Juveniles de águila imperial (Aldeaseca)


Esta gravísima situación, que hacía de ella el ave rapaz más amenazada de Europa, llevó a las administraciones, empujadas por organizaciones ecologistas como SEO-Birdlife, a tomar medidas urgentes para intentar evitar su extinción. Y tras varias décadas, hoy en día podemos decir que el águila imperial, por el momento, se ha salvado. Como siempre, hay que ser prudente, y no echar por la borda todo lo conseguido hasta ahora, ya que sigue considerándose una especie “en peligro”. Pero los datos así lo demuestran. Del centenar de parejas de los 80, hemos pasado a las más de 500 actualmente censadas en la península. Este gráfico refleja claramente esta tendencia:

Fuente: Estrategia para la conservacion del águila imperial ibérica en España y Portugal. 2018. (https://bit.ly/336uXbG)


En Castilla y León, los datos del censo de 2016 apuntan a que había 89 parejas reproductoras en la Comunidad. Seguramente, y vista su tendencia poblacional positiva, hoy en día pasemos aquí de las 100 parejas. Varias de ellas se asientan en la comarca de La Moraña, y concretamente, algunas en el término municipal de Aldeaseca. Aquí están tomadas estas fotografías, de dos pollos de avanzada edad, que en breve abandonarán el nido. Todo un lujo para este pequeño municipio abulense contar con tan honorables vecinos.




Y vamos ahora con la segunda de las reinas de la estepa cerealista castellana, la avutarda (Otis tarda). Considerada como “vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España, esta majestuosa ave, una de las aves voladoras más pesadas del mundo, tiene en nuestro país su gran refugio, ya que se estima que España alberga el 68% de su población mundial:

Fuente: Proyecto Avutarda MNCN-CSIC (http://www.proyectoavutarda.mncn.csic.es/)

Avutardas en Aldeaseca


Castilla y León es, con muchísima diferencia, la comunidad con más avutardas. Los datos del último censo de avutarda de la comunidad, realizado este año 2019, arrojan una cifra de 15.789 ejemplares. Esto supone aproximadamente un 30% de la población mundial de la especie, lo que coloca a Castilla y León como un territorio clave para su conservación. La tendencia de la especie no está muy clara, ya que aunque su cifra ha aumentado respecto al anterior censo realizado en la comunidad en el año 2008, este incremento puede deberse a que ha aumentado también la superficie muestreada. Habrá que esperar a tener los datos completos del Censo Nacional de Avutarda 2019, que se ha llevado a cabo durante la pasada primavera, para conocer más detalles de su población, distribución y tendencia a nivel estatal.



Mientras tanto, en La Moraña, y en concreto en el término municipal de Aldeaseca, podemos seguir disfrutando de la presencia y la observación de esta reina de la estepa.





Y para cerrar esta entrada, lo hago con otra especie muy presente en la comarca, el mochuelo europeo (Athene noctua). A diferencia de las anteriores especies, ésta no está catalogada por el momento como en peligro. Sin embargo, y también a diferencia de las anteriores, su población sí que está claramente en regresión. En el año 2011 fue elegida por SEO-Birdlife como ave del año para llamar la atención sobre su situación, ya que en apenas una década, su población en España se estimaba que había caído en torno a un 40%. Unos datos alarmantes, aunque desgraciadamente nada extraños, ya que es la tendencia habitual en muchas especies de aves, que ven decaer sus poblaciones en todo el mundo debido a numerosas causas.




Me despido como decía al principio de tierras abulenses, y en breve estaré en mi querida Galicia. Así, pasaré de ver avutardas, imperiales, cernícalos primillas o abejarucos, a disfrutar del vuelo de alcatraces, cormoranes moñudos, negrones o zarapitos. Y como siempre, espero contarlo aquí.

Saludos y hasta la próxima.


Imágenes y texto bajo licencia Creative Commons
Enrique Sampedro Miranda
Blog Ría de Ribadeo: www.riaderibadeo.com
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario