Páginas del blog Ría de Ribadeo

jueves, 12 de diciembre de 2013

Villafáfila, un paraíso para los amantes de las aves

No descubro nada al afirmar que las Lagunas de Villafáfila (Zamora) son un verdadero paraíso para los amantes de las aves y de la naturaleza. Esta reserva natural alberga una variada fauna, entre la que destaca especialmente su población de aves. Y es en esta época cuando mayor es esta población, como pasa en tantos otros lugares, ya que la presencia de las invernantes hace que sean muchas y muy numerosas las especies que se pueden observar.



Aprovechando el fin de semana festivo del puente de la Constitución, me acerqué el sábado a pasar el día a tan importante complejo lagunar, sin duda, de los más importantes de la península. He estado ya en varias ocasiones en Villafáfila, y la visita nunca me defrauda. Además, cada vez que voy descubro sensaciones nuevas. En anteriores veces había ido siempre en grupo o acompañado, lo que tiene muchas ventajas. Pero esta vez, las circunstancias quisieron que fuese sólo. Aunque casi coincido con el amigo Xabi Prieto, que finalmente no pudo ir, y a quien dedico esta entrada, ya que es un verdadero enamorado de este lugar.

Paisaje del entorno de las lagunas


Sin más rodeos, vamos con lo que deparó la jornada. El primer punto de parada fue el observatorio de la Laguna de La Fuente, situado en el término municipal de Revellinos, que es el primero que uno se encuentra entrando a la reserva desde Villalpando. Desde aquí se tiene una primera perspectiva de la parte noreste del sistema de humedales: lagunas de La Fuente, La Rosa y Barillos.



Las primeras especies que me dieron la bienvenida fueron, cómo no, los ánsares (Anser anser) y las grullas (Grus grus). Había cientos de ejemplares de ambas especies, aunque bastante a lo lejos. Excepto estos dos individuos de ánsar que los tenía más cerca.



También había un nutrido grupo ánades reales (Anas platyrhynchos) y silbones (Anas penelope), en la Laguna de La Fuente



Después de centrarme en las especies de mayor tamaño, y afinando la vista, comenzaron a aparecer ante el objetivo del telescopio avefrías (Vanellus vanellus), agachadizas (Gallinago gallinago), lavanderas blancas (Motacilla alba), cogujadas (Galerida cristata), o un solitario estornino pinto (Sturnus vulgaris).

Agachadiza

Cogujada

Estornino pinto

Avefría



También desde este lugar observé varias de las rapaces que se pueden encontrar aquí, como el ratonero (Buteo buteo), milano real (Milvus milvus), aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), cernícalo (Falco tinnunculus) o el halcón peregrino (Falco peregrinus).

Desde aquí tenía la intención de ir al observatorio de Otero de Sariegos, ya que al ser por la mañana, tendría una buena la luz con el sol a la espalda. Pero ya antes de llegar al pueblo de Villafáfila, comenzó a entrar una espesa niebla que, a medida que me acercaba al desvío hacia Otero, era cada vez más densa. Así que esto me hizo cambiar de idea y seguir hacia Villarrín de Campos, ya que la Laguna de San Pedro es más pequeña, y a pesar de la niebla podría ver más cosas. Y así fue, ya que al llegar pude comprobar cómo las aves se agrupaban en el centro de la laguna, abriéndose hueco como podían en las pequeñas zonas que comenzaban a descongelarse, aunque como se puede ver en las fotos, la mayor parte de la superficie estaba aún helada.

Laguna de San Pedro





Entre lo más destacado, a parte de ánsares, azulones y cercetas (Anas crecca), era un grupo de 8 combatientes (Philomachus pugnax), que "combatían" el frío como podían, sobre el hielo de la laguna. Por cierto, el tercero empezando por la derecha está anillado, con anillas de color amarillo. También el segundo por la derecha parece llevar anillas, aunque no se aprecian tan bien.



Mientras, un solitario ratonero aguardaba la retirada de la niebla sobre uno de los típicos palomares de la zona.



Ésta, la niebla, tras un rato, comenzó a levantar ligeramente, por lo que decidí ya sí acercarme hasta Otero de Sariegos, para ver lo que había en la laguna principal del complejo, la Salina Grande.

Palomares entre la niebla que comenzaba a levantarse

El pueblo abandonado de Otero de Sariegos

Perspectiva de la Salina Grande desde el observatorio de Otero de Sariegos


Y a pesar de que la visibilidad aún no era del todo buena, ya se podían ver perfectamente los enormes bandos de anátidas sobre el agua, formados principalmente por pato cuchara (Anas clypeata), azulones, ánsares, y más de un centenar de tarros blancos (Tadorna tadorna). Sobre el aumento de esta especie como invernante en la zona, podéis informaros en una de las últimas entradas del blog de Alfonso Rodrigo, El Pernil, la referencia para quien quiera conocer lo que se mueve por aquí. Aprovecho también para darle las gracias a Alfonso por su disponibilidad siempre a facilitarme información y ayuda.

Salina Grande con Villafáfila al fondo



Tarro blanco


Cuando el día volvió a abrir definitivamente, cambié de nuevo de lugar, y me dirigí al observatorio situado junto a la Laguna de La Rosa, desde el que se ve también la de Barillos. Desde allí observé a otra de las especies emblemáticas de la reserva, como es la avutarda (Otis tarda). Y fue pura casualidad, ya que esta vez no iba con la intención de buscar esta especie (las tengo bastante vistas en una de mis zonas de campeo, La Moraña abulense). Pero estando en la zona con "mayor densidad de avutardas del mundo", no es de extrañar que uno se las encuentre sin ni siquiera buscarlas.






También desde este mismo lugar observé una garza real (Ardea cinerea). Y en una charca cercana me recreé observando varias agachadizas, así como un ejemplar de archibebe oscuro (Tringa erythropus).

Agachadizas

Agachadiza

Archibebe oscuro


Y para rematar con la buena serie de observaciones de este punto, muy a lo lejos, se hallaba este águila real (Aquila chrysaetos).



Satisfecho con lo observado hasta el momento, y para aprovechar la buena luz, volví a cambiar de lugar y me fui de nuevo a Otero de Sariegos, desde donde aún me quedaba tiempo de hacer algunas observaciones más antes del ocaso. Así, anoté a la lista del día 3 correlimos menudos (Calidris minuta), entre un bando de 85 correlimos comunes (Calidris alpina), ánades frisos (Anas strepera), y varias gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) que comenzaron a llegar a la laguna.

La Salina Grande



Anátidas por todas partes
Grupo de correlimos comunes, en primer plano
Tres correlimos menudos junto a un correlimos común


Muy a lo lejos había otra limícola que identifiqué como andarríos grande (Tringa ochropus). Lo que también pude identificar más claramente fueron varios chorlitos grises (Pluvialis squaratola) como este de la foto.



Para finalizar la entrada, os dejo con unas fotos del precioso atardecer de Villafáfila. Siempre guardo en el recuerdo la primera vez que vi ponerse el sol aquí, desde el observatorio de Otero de Sariegos. Para mí, este es uno de los atardeceres más bonitos que se pueden contemplar, escuchando como banda sonora el trompeteo de las grullas y los enormes bandos de ánsares llegando a dormir a las lagunas.



Bando de grullas llegando a la laguna al anochecer


Imágenes y texto bajo licencia Creative Commons
Enrique Sampedro Miranda
Ría de Ribadeo: www.riaderibadeo.com

12 comentarios:

  1. Preciosa imágenes.. La verdad que a priori parece un lugar inhóspito y fíjate.. :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana. Es cierto. Parece un lugar en medio de la nada, y sin embargo, está lleno de vida. Siempre se habla de la importancia de los humedales para la biodiversidad, y este es un claro ejemplo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Enrique.

    Si una imagen vale más que mil palabras, tu trabajo en esta entrada es invaluable. Ya me habían comentado que Villafáfila era un sitio al que tenía ir que sí o sí y ahora entiendo el porqué, los humedales son hermosos con y sin brumas, además cuentan con una biodiversidad realmente llamativa; imperdible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Rafael, es una visita que hay que hacer. Si tienes oportunidad, te lo recomiendo. Seguro que te gustará.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Enrique, ahora que Villafáfila lo tienes bien dominado te aconsejo dos paradas bastante menos populares también por la zona, que es la que yo conozco bastante bien: Una , la laguna de Tamariz de campos, cerca de Medina de Rioseco, dirección Norte-Noreste, junto a la sexta esclusa del Canal de Castilla. En esta época hay bastante movimiento. Te doy sólo tres refrencias extrañas, para despertar tu interés: Cigüeña negra, Carricerín Cejudo y presencia itinerante de lobos. Nosotros encontramos un cadáver hace unos 6 años. También rastros de armiño europeo.
    La segunda referencia es la Laguna de la Nava, ya en la provincia de Palencia, llamada el mar de Campos también. Se accede bien desde Paredes de Nava (Pa). Ahí tendrás en esta época una buena concentración de anátidas y limícolas, con un poco de suerte ansar silvestre.

    Si lo miras en un mapa, las dos lagunas, junto con Villafáfila forman una diagonal que sirve de apoyo a las migraciones que por esta época son tan marcadas. Por eso tienen tanto bicho en invierno. Espero que lo disfrutes. abrazos.
    Por cierto, en verano vale la pena ir a Otero de Sariegos para conocer la colonia de cernícalo primilla que anida en sus ruinas (también en las ruinas de la iglesia de Tamariz de Campos). Por las tardes he llegado a contar en un solo día más de 15 mochuelos en las casas de adobe de Otero. Recoge algunas egagrópilas y te lo pasarás bomba viendo la cantidad de ratones y topillos que se comen, también escarabajos y lagartijas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando, ¿tú no serás de por allí cerca, no? Ja, ja, ja. Se nota, y bien. Muchas gracias por las indicaciones.
      A La Nava (y Boada) he ido ya varias veces, y también es un lugar increíble. La que no conozco es la de Tamariz de Campos, así que me lo apunto, porque quizás pueda ir pronto.
      Creo que esta entrada te habrá traído "morriňa" de tu tierra. Es un sentimiento que compartimos por estar ambos en el "exilio" (aunque tú bastante más lejos, la verdad).
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Completamente cierto, Quique, me despiertas la morriña, pero son este tipo de cosas de gente que comparte sus experiencias las que nos mantienen conectados a los que estamos tan lejos.
      Te paso otra referencia buena y poco conocida, sobre todo para ver grullas en noviembre: el labajo de San Vicente del Palacio, al Sur de Medica del Campo. Te puedes aproximas por la a-6, a tu vuelta de Viillafáfila, por poner un ejemplo, pues desde la autovía se tarda menos de diez min a coche y otros diez a pie. Te puedes apostar con el visor en un pinar cercano, como a doscientos mts y esperar la entrada de las grullas a dormir con la puesta de sol. Si tiene suerte con el crepúsculo podrás sacar alguna de esas fotos tan chulas que a ti te gustan, pero con grullas en primer plano. El arroyo y la pradera que hay entre el pinar y la A-6 son muy buenos para esteparias en general, pero particularmente para ver gangas y ortegas y también, con algo de suerte, sisón y alcaraván. S te echas a andar hacia el Sur ves avutardas seguro. Si no lo localizas escríbeme y te mando la localización exacta. Abrazos

      Eliminar
    3. Pues esto también me lo apunto Fernando. Además me queda aún más cerca de mi "segunda casa", que es el pueblo de mi mujer, cerca de Arévalo, y por donde salgo mucho al campo. Gracias por toda esa información de primera mano. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Son unas imágenes espectaculares
    Un gran saludo de un seguidor fiel
    Desde Doña Mencia (CORDOBA)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juani. Igualmente otro saludo para esa maravillosa tierra cordobesa.

      Eliminar
  5. Opa Quique:
    Já vira a entrada de Villafáfila a passada semana, mas andava liado davondo nesses dias, preparando alegaçons para certo plano de conservaçom que ti e mais eu conhecemos, asi que tivem que esperar para a ler.
    Polas fotos nota-se bem que deviches pasar calor,.. Mola muito a foto dos Combatentes sobre o geo! E umha pregunta: a primeira foto, esa tam panorámica, é umha composiçom de várias imagens ou um recurte dumha soa fotografia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sei do traballo que estas a facer para as alegacións ó plan da Frouxeira. A ver si o voso traballo ten recompensa.
      En canto a Villafáfila, xa coňeces as xeadas que caen por aló. Ese día ás 10 da maňá, indo de camiňo, 6 baixo cero.
      A primeira foto é unha panorámica 180 graos, en modo automático.
      Apertas, e espero que ata pronto ; )

      Eliminar