Páginas del blog Ría de Ribadeo

domingo, 14 de noviembre de 2021

As aves invernantes comezan a encher a ría

Pouco a pouco a ría vai aumentando o número e variedade de especies de aves coa chegada das invernantes. Aínda non tódalas aves que se poden ver agora na ría son invernantes, xa que algunhas están de paso, e recalan no noso estuario para alimentarse e descansar. Pero moitas das que se ven sí que ficarán definitivamente na ría a invernar.

 


 

Antes de poñer o listado completo de observacións (feitas nos días 6 e 8 de novembro), comentar algunhas cousas destacadas. Como a presenza, xa citada con anterioridade, dun exemplar de ganso bicocurto (Anser brachyrhynchus).

 



En canto ás anátidas, están xa presentes tódalas especies normalmente invernantes: rabilongos, asubiadores, cercetas, frisados, lavancos e ata un pentumeiro. Destacar o número de 150 rabilongos, que de confirmarse que todos eles se quedan a invernar, subiría un pouco os rexistros respecto ós últimos dous anos, con cifras alarmantemente baixas.



Pentumeiro (Melanitta nigra)

Tamén destacable o elevado número de cullereiros, 44. Suporía o record histórico para esta especie como invernante na nosa ría, se todos se quedan. Hai entre eles varios anelados (ver entrada).

 





No que respecta ás limícolas, o máis abundante os pilros comúns, coma sempre, acompañados en menores números por mazaricos reais, biluricos claros, comúns, mazaricos rabinegros...





Aquí vai o listado de especies observadas coas cifras do que puiden ver:


Castellano / Nome científico / Galego Conteo
Ánsar piquicorto / Anser brachyrhynchus / Ganso biquicurto 1
Ánade silbón / Mareca penelope / Asubiador - pato asubión 226
Ánade friso / Mareca strepera / Pato frisado 6
Cerceta / Anas crecca / Cerceta 48
Ánade real / Anas platyrhynchos / Lavanco 500+
Ánade rabudo / Anas acuta / Pato rabilongo 150
Negrón / Melanitta nigra / Pentumeiro 1
Cormorán / Phalacrocorax carbo / Corvo mariño 40
Garcilla bueyera / Bubulcus ibis / Garza boieira - garza mediana 1
Garceta / Egretta garzetta / Garzota 29
Garza real / Ardea cinerea / Garza real 30
Espátula / Platalea leucorodia / Cullereiro 44
Aguilucho lagunero / Circus aeruginosus / Tartaraña das xunqueiras 1
Ratonero / Buteo buteo / Miñato 1
Águila pescadora / Pandion haliaetus / Aguia pescadora 2
Cernícalo / Falco tinnunculus / Lagarteiro 1
Ostrero / Haematopus ostralegus / Lampareiro (galego local) - gabita 11
Chorlitejo grande / Charadrius hiaticula / Píllara real 2
Chorlito gris / Pluvialis squatarola / Píllara cincenta 6
Correlimos común / Calidris alpina / Pilro común - pilro curlibico 120
Zarapito real / Numenius arquata / Mazarico real 54
Archibebe común / Tringa totanus / Bilurico común 2
Archibebe claro / Tringa nebularia / Bilurico pativerde 22
Andarríos chico / Actitis hypoleucos / Bilurico das rochas 6
Aguja colinegra / Limosa limosa / Mazarico rabinegro 2
Gaviota reidora / Chroicocephalus ridibundus / Gaivota chorona X
Gaviota sombría / Larus fuscus / Gaivota escura X
Gaviota patiamarilla / Larus michahellis / Gaivota patiamarela X
Gavión atlántico / Larus marinus / Gaivotón X
Charrán patinegro / Thalasseus sandvicensis / Carrán cristado 1
Martín pescador / Alcedo atthis / Picapeixe - martiño peixeiro 1


Panchita


Como podedes apreciar nas fotos, os dous días que saín pola ría foron ben diferentes. O primeiro un día solleiro e con moita luz, ideal para a identificación das aves. Pola contra, o día 8 estivo un día típico da Mariña, co ceo toldado durante toda a xornada por mor das nubes baixas retidas na costa. Aínda así, neste segundo día puiden observar especies que non vira no primeiro. Como sabedes, as mareas influen moito na observación de aves nas rías galegas. Polo que convén poder visitalas en diferentes momentos da marea, para localizar mellor determinadas especies en función dos seus hábitos, e da propia xeografía de cada ría.

 



Así pois, a cousa comeza a animarse na ría. Na próxima saída que faga compartirei de novo as miñas observacións, e poderemos comprobar cómo vai a invernada.



Saúdos e ata a próxima.

Imaxes e texto baixo licenza Creative Commons

Enrique Sampedro Miranda

Blog Ría de Ribadeo: www.riaderibadeo.com

lunes, 8 de noviembre de 2021

Época de grullas en la laguna de El Oso (Ávila)


 

Cuando llega el invierno, uno de mis lugares favoritos de pajareo es la Laguna de El Oso, en tierras abulenses. Todos los años suelo ir varias veces, aunque el año pasado, por culpa de la pandemia y las restricciones de movilidad, no pude ir. Así que este año tenía más ganas que nunca de volver por allí. Lo hice el pasado 1 de noviembre, y disfruté de lo lindo con la visita. Más de trescientas grullas, además de otras especies. Siempre merece la pena acercarse.





Aquí uno de los dos ejemplares anillados que vi este día.


Y para finalizar, el listado de observaciones.

Especies Conteo
Ánsar común (Anser anser) 46
Cuchara común (Spatula clypeata) 6
Ánade friso (Mareca strepera) 6
Ánade azulón (Anas platyrhynchos) X
Cerceta común (Anas crecca) 10
Grulla común (Grus grus) 325
Avefría europea (Vanellus vanellus) 55
Aguja colinegra (Limosa limosa) 3
Milano real (Milvus milvus) 2
Busardo ratonero (Buteo buteo) 1
Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) 2
Esmerejón (Falco columbarius) 1








Saludos y hasta la próxima.

Imágenes y texto bajo licencia Creative Commons

Enrique Sampedro Miranda

Blog Ría de Ribadeo: www.riaderibadeo.com


domingo, 7 de noviembre de 2021

Cullereiro anelado NC45, de orixe holandés

Cada ano son máis os cullereiros que temos na ría. Onte contei 44, e si todos eles se quedan a invernar aquí, a cifra suporá un novo récord para a especie como invernante no noso estuario. Entre eles había varios exemplares anelados (polo menos 3). Un deles este, con anela branca con código NC45.

 


 

Trala oportuno envío da lectura do código ós xestores do proxecto de anelamento en Holanda, éstes enviáronme os datos do individuo. Foi anelado o 28 de xuño en Den Oever, polo anelador neerlandés Leon Kelder. E esta observación é a primeira cita reportada tralo seu anelamento. Así pois, trátase dun xove exemplar que está na súa primeira grande viaxe migratoria (1.374 km en liña recta entre Den Oever e a Ría de Ribadeo). Agardemos que sexa a primeira de moitas, e que poidamos velo por aquí moito tempo.

 




 


Saúdos e ata a próxima.


Imaxes e texto baixo licenza Creative Commons  

Enrique Sampedro Miranda 

Blog Ría de Ribadeo: www.riaderibadeo.com

domingo, 31 de octubre de 2021

Ruta por el hayedo de la Tejera Negra (Guadalajara)

 


Qué mejor época para visitar un hayedo que el otoño. Y qué mejor que hacerlo en familia, y por uno de los hayedos más peculiares como es la Tejera Negra, en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Es peculiar porque junto al cercano hayedo de Montejo de la Sierra (en Madrid), pasan por ser unas reliquias de tiempos más húmedos por estas latitudes. Los hayedos son bosques húmedos, que en nuestra península son más propios del tercio norte, pero sin embargo resisten aquí en estos hermosos enclaves. Estos dos son, de hecho, unos de los hayedos más septemtrionales de toda Europa, continente en donde son muy comunes estos bosques cuanto más hacia el norte, pero menos cuanto más al sur.



Y puesto a ser un hayedo peculiar, hasta su nombre lo es, como podeis ver. Se llama la Tejera Negra, lo que hace referencia a un bosque de tejos, y no de hayas. Parece que esto se debe a que la zona antiguamente era un bosque de tejos, o al menos un lugar en donde abundaban. Y de hecho, en el actual hayedo podemos ver varios ejemplares de este icónico árbol, considerado mágico por algunas culturas.

 


Para recorrer el hayedo, nosotros elegimos la ruta más conocida, la Senda de Carretas. Parte desde un aparcamiento en el pequeño valle que forma el río Lillas. El acceso al mismo está limitado a un número diario de coches, y es necesario reservar plaza con mucha antelación, ya que esta es la época en la que más visitas recibe. La pista forestal por donde se accede tiene un control unos 7 km antes, en el centro de recepción de visitantes, cerca del pueblo de Cantalojas. Ahí comprueban y dan paso a cada vehículo para asegurarse de que nadie entra sin permiso. Es el mismo sistema que se utiliza ya en muchos espacios naturales, para evitar aglomeraciones descontroladas.




Ya desde el aparcamiento, esta ruta de unos 6 km comienza en ligera ascensión, acompañando al río Lillas por unas hermosas praderas de montaña. Aunque pronto comenzamos a atravesar zonas de vegetación arbustiva con brezos y jaras, para enseguida encontrarnos también con pinares, robles, chopos, e incluso algunos enebros.



Enebro

A medida que la pendiente va haciéndose cada vez más pronunciada, el río gana también desnivel, y se suceden pequeños rápidos y saltos de agua que te acompañan durante la ruta. La vegetación va volviéndose más frondosa,  comienzan a aparecer las primeras hayas, acompañadas de otras especies como fresnos, o el primer tejo que observamos en la ruta. Pasamos por la recreación de una antigua carbonera, en donde antiguamente se hacía carbón vegetal, y que era una fuente de ingresos para los pobladores de la zona. Para llevar el carbón a vender lo sacaban de aquí en carretas, y de ahí el nombre de la actual senda.





 

Continuamos ascendiendo un poco más por el tramo más duro de la ruta, hasta que finalmente llegamos a la Pradera de Matarredonda. Aquí se puede ver una hermosa panorámica de la zona alta del hayedo, y hacia el otro lado, del valle y montañas de los alrededores. 






 

Desde aquí la senda se introduce de nuevo en el hayedo, y el sendero se hace mucho más llano y cómodo, regalándonos hermosas postales para el recuerdo. 







 

Un tejo centenario en medio de las hayas se niega a abandonar su territorio, queriéndonos recordar que esto es la Tejera Negra, y él está ahí por derecho propio.

 


 

Y para terminar la ruta, volvemos a descender de nuevo al valle. Como podéis ver, hacía un día espectacular, así que nos quedamos un buen rato en el río antes de abandonar este maravilloso enclave. A Sara le encantan los ríos, así que aquí tuvo el merecido premio después de la ruta. Toda una campeona nuestra pequeña senderista.

 


 

 Y para finalizar esta entrada cuelgo también las fotos de otra ruta que hicimos al día siguiente por el hermoso pueblo de Valverde de los Arroyos. Nos encanta este lugar, y se ha convertido ya en nuestro particular refugio de montaña. Es un pueblo de la Sierra Norte de Guadalajara, enclavado en las faldas del Pico Ocejón. Y con estas fotos entenderéis por qué nos gusta tanto. La ruta que hicimos transcurre entre enormes castaños, robles, nogales, cerezos... 

 






Toda esta vegetación, sumada a la arquitectura de la zona, conocida como "arquitectura negra" por emplear la pizarra en los muros y tejados de las construcciones, me hace sentirme como en mi tierra. O mejor dicho, como en algunos lugares de mi tierra. Ya que en otros, como mi querida A Mariña, ya no es posible ver bosques auctóctonos como los que aquí hay, ya que los eucaliptos lo invaden todo.

 


 

Saludos y hasta la próxima.

 

Imágenes y texto bajo licencia Creative Commons

Enrique Sampedro Miranda

Blog Ría de Ribadeo: www.riaderibadeo.com